puertorico507

Un joven musulmán planeó un ataque contra cristianos recién convertidos que se irían a bautizar en Medio Oriente…

Un joven musulmán planeó un ataque contra cristianos recien convertidos que se irían a bautizar en Medio Oriente. Sin embargo, después de ver la intervención de Dios con una tempestad de arena que protegió al grupo, el terrorista se rindió a los pies de Jesucristo.

Haroon nació y fue criado en una importante familia de Medio Oriente. Su padre era una de las principales autoridades religiosas y comandaba un ala militante para proteger al islam.

Uno de sus ataques fue programado después de que Haroon recibió información del bautismo de un grupo de personas que se convirtieron del islam al cristianismo, en el mar de Arabia. El reclutó a 19 miembros de su grupo para llevar a cabo una operación terrorista.

“Nuestro objetivo era matar a todo el mundo en el mar, durante el bautismo, y queríamos que el mundo entero hablase acerca de la noticia.”

“De esa manera, los cristianos tendrían temor de los musulmanes al intentar evangelizarlos en nuestra región”, el le comentó a la organización Bibles 4 Middle East (Biblias para Medio Oriente).

Gran Tempestad

Sin embargo, los musulmanes no llegaron a tiempo a encontrar a los cristianos dentro del ómnibus, luego de que el bautismo culminó. Para no perder la oportunidad de asesinarlos, los terroristas dispararon repetidas veces contra el vehículo.

“En pocos segundos, una tempestad gigante fue formada frente nuestros vehículos y no cnoseguimos avanzar. Todos bajamos de los autos y continuamos disparando a través de la tempestad”, recordó.

“De pronto, vimos a Jesucristo aparecer en medio de la tempestad. Estaba enojado y se lo podía ver en los ojos, los mismos eran como fuego ardiente. Con una voz poderosa, nos dijo: ‘¿Por qué me persiguen? Resistir al aguijón solo traerá dolor’”, conforme Jesús le dijo a Pablo en Hechos 9:4-5

“Fue una experiencia terrible! Su voz produjo un gran viento que nos hizo caer al suelo. Nuestras armas volaron lejos nuestro. Por alguna razón, nos levantamos del suelo pero no pudimos decir ni una sola palabra. Todos quedamos mudos en ese instante.”, Haroon recuerda.

Según el joven árabe, Jesús apareció nuevamente y dijo: “Yo no vine para destruir al mundo, sino para salvarlo. Vayan en paz”.

“El desapareció. La tempestad también desapareció tras El. Todos experimentamos un fuerte miedo y una abundante paz. Nunca habiamos tenido una experiencia así en todas nuestras vidas”, agregó.

Pocos dias después, el grupo de terroristas pudieron recobrar el habla. “Alabamos a Dios y le agradecimos, salvo por dos hombres de nuestro grupo. Esos dos dijeron:’Eso no viene de Dios’. Tuvimos una discusión entre nosotros acerca de algunas citas del Corán. Y salimos del lugar confundidos”, contó Haroon.

Haroon relató lo sucedido a su padre, el cual le pidió mantenerlo en secreto. Sin embargo, después del incidente, el grupo comandado por el joven abandonó las actividades militares.

Luego de un tiempo, su hermana cayó enferma luego de la mordedura de una cobra. Y mientras todos la daban por muerta, la joven tuvo un sueño en el cual un ángel le explicó del poder de Jesucristo para salvar y sanar.

La joven junto con Haroon aceptaron al Señor Jesucristo como su salvador, y luego toda su familia los siguió entregandose a Jesucristo.

Fuente: Guiame